I’m crying for a meal

This happened today. I did cry for a meal.

Anuncios
The heat of the day punched me
with its strong fist of fire.
I'm punching back,
Fighting hard 
to get out of the sight of this star, 
that looks at me like an obsessive boyfriend,
following me everywhere.
I walk,
I stop,
I sigh,
I frown
and I engage this enemy again.

The day robbed me some life
and the flames try to take my energy
away.
I'm not strong,
I don't fly, 
But I'm not easy on giving up
So I kick every step of my way home
and I suceed.
I won this time.

I cannot see my stalker anymore.
I'm ecstatic,
I got home.

The forces are leaving me
for today.
The body I'm using
it's eating itself alive.
I am starving,
I need some help.
Desperately in the kitchen I realize
there is nothing there,
there is no such prize.
I feel so hopeless... 
I start to cry.

I’m lost… of words.

It’s been… what? a year maybe since I last posted something on here. That’s the same time I haven’t written. My notebooks are dying in the dust while I got distracted with life outside my world. I’ve been happy, sad and anxious and not for a second it had come to my mind to write about it. I’m ashamed but it is like I didn’t need it… until today.
I got lost of words. Notebooks were looking at me, waiting for me to touch them, to remember cause maybe I’d miss writing and would use them again. But I didn’t, I did touch them though, while I was searching for my academic books or organizing my personal objects; I’m sorry to write it,  Notebooks: I didn’t miss you.
Maybe writing is like those churches where you only go when you’re in trouble. Maybe that was for me, writing a piece of something that I’m truly not sure what it is, maybe prose, or poem or… garbage. I let life to suck me dry, and I’m sorry.
Don’t get mad at me, Words: I’m back. During this year I changed jobs, I found an awful boss along the way and I was so stressed that I wanted to run. I had no energy left for anything else since everything was focused on surviving. Take me back, I’m here now and that’s what matters.
I may use new words, Words. Don’t get jealous, they’re gonna like you. Some of the ones I used may not appear as they used to. Don’t hate me; people change and with them their vision of the world. I might have changed a bit, or not. I’m not sure. You’ll tell me.
I can’t promise 100% commitment, that would be a lie and I don’t like to lie. Although, I can say that I’ll try, Words. I’ll do my best for you to see me around more often, so I can use you Notebooks, and we could be the gang we used to be during my teenage years, where we looked at the sky and danced with the birds.
By this time you should know that I always come back to you… You are home.

Trascendencia

Me preguntaron sobre la trascendencia,

el propósito de mi vida, mi huella en la tierra.

Mi mente se quedó en blanco,

Como el cielo raso que miro

en mi casa cada mañana.

¿Para qué estoy aquí? Hace 10 años

me lo pregunté y mi respuesta

aún es la misma, congelada en el tiempo

encuentro un “yo no sé”.

No me atrae el reconocimiento, sino la sensación

que generan las letras en el corazón de aquél que con dolor, lee mi prosa.

La pasión es una acción, un sentimiento, una reacción; eso quiero dejar amigo mío,

eso quiero que recuerdes

pues en el futuro desastroso e irreal al que nos enfrentamos, tendrás otra vez 

ese sentimiento y mi imagen

como recuerdo aparecerá de pronto, en tu cabeza

y mi nombre esbozará eternamente una sonrisa.

42

Te has vuelto poema amor mío
Te has vuelto belleza
Te has vuelto las olas que persigo
cada día en la playa.
Te has vuelto la casa que imaginé
Al ver a esa pareja en la mesa, ¿Recuerdas?
El con sombrero y corbata
Y ella con su vestido vintage
Evocando a Barranquilla en los 50`s.
Te has vuelto el olor a grama
Y a aurora
Y a arena.
Te has vuelto el grito de un loco
Y las miradas incrédulas de los irreales.
Te has vuelto un baile coqueto
Y la sorpresa de un truco mágico,
Te has vuelto una mordida
Un dolor y rabia
Y a la vez, una sonrisa.
Te has vuelto, amado, la brisa
La necesidad de sentirla una calurosa tarde
De un seco verano.
Te has vuelto rostros en las nubes
Te has vuelto días soleados
Te has vuelto saltos en muros
Te has vuelto belleza amigo
Y más que todo
Te has vuelto poesía.

¿?

Es inevitable cuestionarme el propósito de todo esto: vivir lo mismo una y otra vez en la rareza de los pequeños cambios de la rutina. Mi realidad es diferente pues cada minuto hay un yo nuevo enmarcado en las nimiedades de la realidad, de los horarios y de las costumbres que sólo existen para esclavizarme… a lo que debo decir que lo han logrado con éxito. Ser libre es una constante lucha contra la aceptación de una vida banal y absurda, una eterna resistencia a la regularidad de un corazón vacío, una protesta airada en el silencio de la desesperación por no ser inexistente… prescindible. 

Todos somos prescindibles, sin embargo es difícil entenderlo y aún más aceptarlo. Anhelamos una eternidad vacía en la mente de quienes nos aman cuando claramente sabemos que el amor es inconstante, etéreo, gaseoso: Existe pero no está, intentas tocarlo y desaparece, lo sientes y te envenena. Nunca estaremos satisfechos con nada, pues nuestro fin en esta tierra es buscar la felicidad, entonces ¿qué más buscarás cuando la hayas encontrado? Somos seres errantes, eternamente inconformes, deseando una perfección que únicamente existe en nuestro mundo de conexiones cerebrales donde somos merecedores de la sonrisa infinita; el único lugar donde todo tiene sentido, el único escenario que podemos transformar.

Y entonces me pregunto: ¿Qué hacemos aquí?

Pregunta compleja cuya respuesta hallaré el día en que mi alma deje este mundo. Claro, contando con el hecho de que haya un verdadero propósito y sobretodo una vida después de la muerte, pues deprimente sería hacer una pregunta sin respuesta o conocer dicha respuesta cuando ya no puedes reescribir la vida. Somos cíclicos e ignorantes, escépticos y fanáticos; somos una perpetua contradicción, una ironía ininteligible que sólo un ser in-existente entiende y disfruta. No queda más que vivir con la plena conciencia de la ignorancia, asombrado como quien admira un cuadro hermoso sin comprenderlo, como quien se deleita con una melodía que ronda en su mente sin saber de dónde proviene. ¿Se es libre en la ignorancia? No sé, respiro cada segundo tratando de averiguarlo.